Warning: Creating default object from empty value in /home/customer/www/tristanapr.com/public_html/wp-content/plugins/stm-post-type/redux-framework/redux-framework/inc/class.redux_filesystem.php on line 29
Me estoy poniendo vieja - Tristana

Me estoy poniendo vieja

“Te estás poniendo vieeeeejaaaaa….” 

Así termina el himno que nos cantan cada año cuando llega la fecha de nuestro natalicio. Quizás con la intención de hacer un chiste, de alargar un poco más la cantata o de ponerle algo de sazón a la celebración. Sin embargo, el mensaje hace mucho ruido porque desde pequeñas nos acostumbramos, directa o indirectamente, a no recibir con alegría la posibilidad de que nos salgan canas o nos lleguen arrugas. 

Todas experimentamos eso. Nos aterra la idea de que nuestro cuerpo cambie, nuestro cabello se nos ponga grisáceo, de que los pellejos nos cuelguen y de que las patas de gallina nos adornen los ojos. Lamentablemente, todo este miedo a que los años se nos noten en el cuerpo viene acompañado con la ansiedad que representa que estos cambios afecten otras áreas de nuestra vida. Y es que sentimos que si los pellejos llegaran a colgarnos nuestra belleza caducará. O tal vez tememos que cuando comencemos a gastar gran parte de nuestro sueldo en tintes para combatir el gris de nuestro pelo, comience también a asomarse la preocupación de que no han llegado la boda ni los hijos. Pensamos que de la misma manera que se asomaron las arrugas a nuestros ojos debieron llegar la casa propia, el trabajo bien pagado y los viajes internacionales. 

Desde pequeñas vivimos rodeadas de imágenes que ponen mayor énfasis e importancia en el aspecto físico de las cosas. Y eso incluye nuestra imagen, nuestra cara y nuestro cuerpo. Crecemos escuchando la importancia de la vitalidad y de que está en manos de la nueva generación cambiar el mundo que nos rodea. Y aunque en efecto, contamos con el nuevo ímpetu de corazones rebosantes de juventud para que aporten al mundo que deseamos, cuando llegamos a los cuarenta y tantos y nos miramos en el espejo, algo nos sacude el esqueleto. Vemos a una persona completamente diferente y comenzamos a buscar lo que hemos logrado y a anotar lo que nos falta por hacer. Sentimos que se nos ha ido la vida en el intento y que las canas y los pellejos nos lo recuerdan a diario. 

Hace cuatro años yo andaba peleando con las estrías, el pelo gris y las rodillas artríticas. Tenía una lista completa de mis fracasos. No había terminado mi bachillerato, me había divorciado dos veces y ni siquiera tenía trabajo. Vivía en un estado constante de queja y lamento.  Hace cuatro años y medio me enfrenté a la posibilidad de la muerte cuando un cáncer de colon metastásico decidió visitarme. Enfrentar este diagnóstico y todo lo que conlleva me permitió vivir la vida desde otra perspectiva. Me aferré tanto a vivir que ya no me importó como viniera. Dejaron de preocuparme todas aquellas cosas que desaparecen. Aspectos como la piel lozana, el dinero, los carros y las casas. Yo solo quería vivirla para ver a mis hijos crecer. Me agarraba a la vida con la esperanza de continuar sintiendo el amor que me rodeaba. 

En ese momento me di cuenta que yo quería ponerme vieja. Supe que celebraría mis arrugas, que festejaría cuando mis rodillas se crackearan a causa de la artritis y que la resequedad de mi piel traería siempre la certeza de que mi corazón continuaba latiendo. Supe que siempre me emocionaría la posibilidad de verme bien pero que bien viejita. 

Este próximo domingo, 18 de octubre del 2020 yo cumplo 43 años respirando en este planeta. Este año no habrá celebración con un corillo grande porque la pandemia nos limita las reuniones y los festejos. Sin embargo, cada persona que me llame tendrá que cantarme la canción completa. Cada familiar o amistad tendrá que llegar hasta el final de la canción. No podrá terminar hasta que tararee “Te estás poniendo viejaaaaaaaa…”. 

Y yo seguiré bailando, riendo y moviéndome feliz entre mis canas, mis estrías, mis arrugas y mis pellejos. 

Comments 2

  1. Lucy
    octubre 17, 2020

    Hermosa realidad!! Te amo tanto. Cuánto nos has enseñado con tu maldito diagnóstico de cáncer. Pero gracias a él y a tú forma de enfrentarlo hemos aprendido a valorar más la vida y el amor que nos rodea. Que Dios te de muchos años de vida y bendiciones!!❤️

  2. Zory Mendez
    octubre 17, 2020

    Que admirable eres, y que hermosa tu manera de enfrentar la vida…etes mi motivación♥️

    Cuando sea grande quiero ser como tu😘

Escribir un comentario